En Sin categorizar

Negociar es pactar, y pactar no es ceder. Es una máxima que tengo siempre en mente.

Voy a centrarme porque nosotros vendemos proyectos. Es complicado de dibujar, ya que la consultoría no es un servicio que todo el mundo entiende. Cobramos por saber hacer un trabajo y lo reducimos a coste por jornada porque nadie ha inventado ninguna otra fórmula. Por eso uno de nuestros grandes bloqueos a la hora de hacer negocios con empresas es, precisamente, la capacidad de estas de entender lo que vendemos.

En un CRM como Salesforce las posibilidades son infinitas. Y es muy común que los potenciales usuarios nos traspasen infinitos “deseos”. Que si botones por aqui, que si componentes visuales por allá, que si esta función que si la otra… Tenemos que saber dirigirles y centrar el tiro bajando la mirada unicamente a las acciones que son fundamentales para su estrategia. Salesforce tiene que tener eso que te haga vender más, mejor y más rápido. Y si te sobra dinero, vamos a por todo eso que es “nice to have”.

A la hora de defender los precios y tiempos de lo que cuesta elaborar sus deseos, generalmente, si la empresa no ha comprado nunca los servicios de un consultor, se sorprenden y empiezan las negociaciones. Negociar es esperable, admisible, sano e indica deseos de compra de tu potencial cliente. Pero hay que hilar muy fino para no caer en el regateo. Bajar por bajar. Tirar los precios por que sí sin darme tú a mi nada a cambio. Eso es regateo. Ganar por ganar. O como me gusta denominarlo: Comprar Logos chulos para tu web.

Negociar no es ceder a la presión. Quien regatea no sabe comprar. Y desgraciadamente esto, que pertenece a la escuela antigua de los negocios, ocurre muchas veces.

Recientemente me han tirado el precio de un proyecto por los suelos. He preferido salirme y dejar al “otro” ganar. Incluso cuando mi potencial cliente me decía “por favor, quiero trabajar con vosotros, pero cóbrame lo que ellos”. Simplemente dije que no. Siempre digo que no. Si no han entendido el valor de trabajar con nuestro equipo no tenemos nada que regatear. Si un proyecto de la envergadura de Salesforce es barato, no lo dudes, es porque les sale barato también desarrollarlo.

Saber vender y saber comprar son hijas del mismo Dios del Olimpo. El Dios de los acuerdos entre personas. Sepa comprar que yo haré lo posible por crear la mejor versión de su proyecto… Alabado sea el Senior.

Últimas entradas

Escribe a continuación y pulsa "enter" para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar