En Sin categorizar

– Buenos días, le habla el Senior Manager de Jander Cuffing in the morning primero de España y quinto de Alemania.

– ¿Mande?

– Lo que ha oído, que tengo muchos exámenes aprobados y se un monton de Salesforce ¿quiere un CRM?

– Y ¿a mi qué tu primo?

– Uy, no le hable así a un Senior… ¿oiga? ¿sigue ahí?

En fin, esto podría ser un mal uso de tanta titulitis. Desde luego no se puede negar que dan ganas de llevar tarjetas de presentación con índice y páginas y páginas y más páginas cargadas de títulos en muchos casos. Hoy en día los titulos parece que son, como eran antes, los apellidos de alta alcurnia. Don Tomás de Arístegui Aramburo y Casa Nueva… por ejemplo.

No se puede negar que el el caso de Salesforce, como en otras arquitecturas, las certificaciones dicen mucho de quien las ostenta. Han aprobado, ergo algo de Salesforce saben. Me gustan especialmente las certificaciones que indican que el consultor, desarrollador o vendedor en cuestión, sabe cómo orientar el negocio de un cliente en lugar de cuantas lineas de código tirar para hacerle un botón super sónico que le calcula y recalcula las ventas del año, la declaracion de la renta de su ex mujer y el valor que va a tener en bolsa las acciones de Telefónica.

Crear con código saben muchos. Entender el negocio no. Y eso no lo establece un “senior” en la tarjeta de visita del susodicho. Por mucho que lleven años aprobando exámenes, hay personas que se apellidan Senior que no siempre enfocan la implantación del sistema a resolver problemas de su cliente. Si no a ser especialistas en generarlos y cobrarte sin fin por cada hora que pasan en tu casa. A veces, Senior, simplemente significa “clin clin” entendiendo ese “clin clin” como el ruido que hacen las monedas al caer en una hucha.

¿Quien o qué dice que un Senior es Senior? Parece más bien una cuestión de fe en muchos casos. He visto empresas que con tal de vender un proyecto le ponen “Senior” al becario, te lo envuelven en papel de regalo con tiras de colores y te cobran chorrocientos mil euros por hacerte un trabajo mínimo. En fin, así va el mundo de la consultoría muchas veces.

Personalmente voto por homologar el título de “Friki”. Si, si. Friki del todo. De hecho en nuestra empresa tenemos Seniors, Frikis, y Seniors Frikis… creo que hace mucha más justicia a quien de verdad está detrás de todas las implantaciones de este maravilloso sistema. Prefiero a los frikis, las camisetas de Yoda, los despachos donde se ven espadas laser y gente trabajando sentada en el suelo porque si no, no se inspiran. Los prefiero a todos, antes que a un “Senior” de esos que todos sabemos que no lo es.

Las cosas están cambiando gracias a …. pongamos que al Dios de los Seniors. Confío en que venga una nueva generación de empresas conscientes que no temen ir sin corbata. Que les apasiona lo que hacen. Se ven brotes verdes… aunque entre tanto ¡Alabemos al Senior cantando!

Últimas entradas

Escribe a continuación y pulsa "enter" para buscar

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar